jueves, 15 de diciembre de 2016

A base de palabras.

JC:                               J:                                   S:
Habitación                   Moral                            Amistad                           
Profundo                      Humanidad                   Naturaleza                       
Herida                          Igualdad                        Locura
Copa                            Fascista                          Nitidez 
Lágrima                       Comunismo                   Habladuría
Lluvia                          Laura                             Despotismo
Chimenea                    Rol                                 Lógica
Fuego                          Modificar                       Física
Silencio                       Violencia                        Inocencia
Tiempo                        Vástago                          Música
Soledad                        Mar                               Carisma
Compañía                    Niebla                            Luna
Sonrisa                        Animal                           Aroma


Y aquí estoy, un día más en la misma habitación, sin más compañía que esta soledad que al otro lado del sofá, junto a mí, me ofrece su sonrisa. Ante una chimenea donde el silencio sigue sin ser capaz de callar el crepitar de las llamas arrasando con nuestra historia, a pesar de que el fuego lleva ya ahogado mucho tiempo Brindo con la copa vacía en la mano porque esta lágrima ha sido una menos por llorar, y celebro que la lluvia de noviembre por fin haya llegado para valerme de competencia porque le llevo ventaja en tormentas. No hay herida abierta lo suficiente profunda como para que tu despedida pueda conmigo. Recuerda, no hay mejor palabra para dar lugar a una nueva historia que "fin." Aunque me persigan todas las canciones que llevan tu nombre y Laura esté tatuado en mi piel bajo tinta invisible. Aunque en mí no haya instinto animal suficiente como para manejarme dentro de este mar de niebla. Aunque hayas arrasado con una violencia fascista en mi vida, poniéndome contra la pared para acribillarme a balazos las ganas. He sido vástago de la simpleza. Me has hecho jugar bajo un rol que nunca sentí mío. Me hiciste dudar de la humanidad cuando me dijiste que conocías a muchos como tú, y fue entonces cuando me pregunté quién coño le entregó el papel secundario a la moral en esta tragicomedia de palomitas pasadas en típicas tardes de domingo. Ahora me abrazo a libros de comunismo porque defienden la igualdad y qué quieres que haga, son los únicos capaces de modificar los recuerdos de mi sometimiento hacia ti. No sé cuánto tiempo me ha llevado despertar de tu despotismo. Supongo que la inocencia se lo pasó bien amueblando su hogar, cuando se encontró con que mi cuerpo era lo suficiente acústico como para hacer sonar su música tan alto que podía hacer callar mi lógica, y se ha sentido tan cómoda conmigo a solas que no le abría la puerta ni a las habladurías más evidentes. Hoy tu aroma deja de estar en mi almohada, y aunque me cruce de nuevo con él por las calles ya no entro en locura, ya no me giro para buscarte, ni el estómago se me retuerce con sus quiebros. Hoy empiezo a verte con la nitidez que tanta falta me ha hecho, aunque sea a solas y contando únicamente con la amistad de la luna por las noches. No hay leyes en la física suficientes como para explicarme este fenómeno, ni la naturaleza tiene el suficiente carisma como para envolverme y hacerme olvidar.
Pero aquí estoy, observando los reclamos de las cenizas de una chimenea que hace mucho que ya no da calor, y que me suplica que le devuelva a la vida. Tal vez sea el momento de llenar de tonalidades de luz naranja esta habitación que me permita comenzar una nueva historia.